EL ASESINO DEL TALADRO

THE DRILLER KILLER

La ópera prima de Abel Ferrara, un delirio absoluto imposible de ser concebido por otra mente enferma y tortuosa que no fuese la de este italoamericano del Bronx. Un trabajo profundamente underground, excesivo y rebosante de iconografía cochambrosa y mugrienta que él mismo se encargó de protagonizar: un pintor surrealista alojado en los bajos fondos ve cómo todo se le viene abajo de la noche a la mañana; su novia le abandona, su agente le dice que su último trabajo es tan extraño y mediocre que nadie lo comprará y, lo peor de todo, una estruendosa banda adolescente de punk-rock se traslada a la puerta de enfrente, martirizándole a todas horas, haciéndole perder la inspiración y la cordura. Como consecuencia de este caos interior saltará a la calle armado con una taladradora portátil y asesinará a todos los individuos que se le crucen por el camino, preferentemente “homeless” resignados a su negra muerte.

Una excelente muestra de gore de autor, con pretensiones ideológicas, pero que también puede ser deglutida sin muchas complicaciones como una casposa explotation más, insana y muy molesta, con sus espeluznantes pasajes hiper-sangrientos (todos los crimenes revuelven el estomago) y sus actores seudo-profesionales.

El Asesino del taladro es una brillante serie B de arte y ensayo, un espejo en el que el movimiento underground neoyorkino de finales de los 70 se refleja a la perfección, evidenciando el interés de Ferrara por el rock’n’roll, la creación plástica y cualquier manifestación de la llamada cultura basura.

El asesino del taladro es la obra personal de un genio enloquecido y como tal no tiene comparación posible con ningún otro film de cualquier otro directos con dos dedos de frente, pero si se incrusta perfectamente en las pesadillas urbanas que Ferrara abordaría años despues.

THE DRILLER KILLER. USA. 1979. COLOR. DIRECTOR: Abel Ferrara. PRODUCTOR: Rochelle Weis Berg. INTÉRPRETES: Jimmy Laine (Abel Ferrara), Carolyn Marz, Baybi Day,…